MINIPROYECTOS

Los miniproyectos que aquí presento han servido ante todo como práctica para completar mi aprendizaje básico en relación a la programación de videojuegos.

He seguido un planteamiento ecléctico y he tratado de sentar las bases de un conocimiento sólido. No descarto continuar con alguno de ellos, o dar el salto a un proyecto serio de mayor envergadura.

LA VUELTA A LOS ORÍGENES

A comienzo de los 80 tuve en mi poder mi primer microordenador. Se trataba de la máquina de Sinclair, el ZX Spectrum de 48K. Que junto con un reproductor de casete y un televisor en conjunto representaban mi primera toma de contacto con el ordenador personal.

Recuerdo mi primer contacto con los videojuegos. Nunca olvidaré mi experiencia con el mítico Sir Fred. En honor a la verdad jamás logré terminarlo pero eso daba igual, ya estaba enganchado.

Pero lo más importante era que dicha máquina era programable. Tenía una serie de comandos en un lenguaje primitivo llamado BASIC.

Los programas y los juegos se vendían en cintas de casete que cargaban en reproductores de casete, tardaban una eternidad, pero la espera merecía la pena.

Sir Fred

Como en aquella mágica década de los 80 con su Edad de Oro del software español, con el boom de los videojuegos, nos encontramos ahora. Con una potentísima industria, pero a la vez con un mercado democratizado en el que caben las producciones independientes (indie). Y en el que el mundo retro, el pixel art, vuelven con fuerza, haciendo un guiño al pasado.